Mi visión

"La belleza comienza en el momento que decides ser tú misma", sin fijarnos en cánones de belleza ni en modelos a seguir. Busco la mejor versión de ti basándome en tu potencial y mejorando aquellos aspectos que pueden resultar menos beneficiosos estéticamente. Persigo el bienestar de cada paciente.

 

La belleza se consigue armonizando tu rostro, no versionándolo. Los resultados más satisfactorios son los que se asemejan más con la simplicidad propia de cada persona. Ser únicos y diferentes ya nos otorga belleza, tan sólo consiste en potenciar tus valores que te caracterizan.

Desde los comienzos de la Medicina Estética se perseguía copiar rasgos y aspectos físicos para obtener resultados poco naturales. La evolución actual es apostar por una serie de tratamientos cuyo objetivo principal es la sencillez, intentando realzar la mejor versión de ti, ofreciendo un trato personalizado y profesional.

Pero todo ello no tendría sentido si no nos centramos en ti como centro de todo el proceso. Creo que la entrevista personal nos ayudará mutuamente a fijar el objetivo concreto, aportándote seguridad y resolviendo cada duda. La humanidad, empatización, así como entender y conocer a las personas es a mi entender una de las partes más importante del tratamiento. Un resultado satisfactorio se inicia con una entrevista clínica adecuada.

La confianza mutua nos aportará la humanidad que nos diferenciará a la hora de realizar un tratamiento estético de calidad, alejándonos de la superficialidad.