Buscar

El tabú del sudor

Aunque forma parte de una respuesta natural de nuestro organismo, existe un rechazo al sudor en nuestra sociedad, siendo uno de los temas tabú. Pero no siempre es una respuesta normal ya que existe en ocasiones una respuesta excesiva originando situaciones que nos llegan a limitar en nuestra rutina diaria. Es decir, debemos darle normalidad sólo a lo que es normal.


Démosle normalidad sólo a lo que es normal. Tratemos la sudoración excesiva, mejorará tu autoestima y no te condicionará tu rutina.

La sudoración excesiva (hiperhidrosis) puede acarrear consecuencias psicológicas, vergüenza, frustración, conductas de evitación y ansiedad anticipatoria. Además, la bromhidrosis o el mal olor del sudor, que ocurre principalmente en las axilas y en los pies está causado por la degradación de las bacterias y levaduras que se alimentan del sudor en estas zonas y producen el aroma desagradable.


¿Existe tratamiento para ello? Lo primero es diferenciar los tipos de hiperhidrosis:


Hiperhidrosis axilar

Es la más frecuente de las localizaciones. Comienza a manifestarse en la adolescencia, asociándose al desarrollo hormonal. La mayoría de las veces no se relaciona con olor, aunque algunos pacientes pueden manifestarlo de forma intensa. Se manifiesta tanto en invierno como en verano. Se transpira más ante situaciones de estrés o nerviosismo. No se transpira mientras se duerme. Tiene un componente genético.


Hiperhidrosis palmar y plantar:

El origen del sudor en las manos y pies es, en la mayoría de los casos, emocional. La persona tiene una alterada coordinación entre el sistema nervioso central y el sistema nervioso autónomo, lo que provoca que cualquier alteración emocional active las glándulas sudoríparas.


Hiperhidrosis nocturna:

Pueden estar relacionados con alguna patología, por lo que tienen una especial importancia. Muchas veces la causa es la temperatura, las cenas copiosas o acompañadas de especias picantes. A veces no tienen una causa reconocible (idiopáticos), y pueden venir dados por causas genéticas o bien por un incorrecto funcionamiento del sistema nervioso simpático. También aparecen como reacción emocional al estrés o a la ansiedad o causas psíquicas.


El tratamiento consiste en microinfiltraciones de toxina botulínica en las paredes musculares de la superficie a tratar. La recuperación es inmediata y los resultados son visibles desde el primer día. Tras siete días el sudor habrá desaparecido por completo. El efecto del tratamiento dura entre 6 y 12 meses aproximadamente, tiempo tras el que será necesario reaplicarlo.


Démosle normalidad sólo a lo que es normal. Tratemos la sudoración excesiva, mejorará tu autoestima y no te condicionará tu rutina.


Para más contenidos interesantes sígueme en mi cuenta de Instagram


#medicinaestetica #hiperhidrosis #sudor #tabú #dralolalopera #medicinaestéticacádiz

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo