Sonrisa
Gingival

Se trata de un exceso de encía expuesta muy evidente, que afecta negativamente a la estética facial. Si esta exposición se debe a una hiperactividad muscular puede ser controlado con la aplicación de un neuromodulador.

Consiste en una infiltración de un neuromodulador en el músculo encargado de la elevación del labio superior, bloqueando los impulsos nerviosos de dicha área.

Duración: de 4-6 meses dependiendo de cada paciente. No requiere anestesia local.

Resultados: evidentes a las 48-72 horas después de la infiltración.

Efectos secundarios: es una técnica bastante segura y no genera efectos secundarios evidentes.

Recomendaciones post-tratamiento: evitar acostarse o frotarse en las siguientes 4-6 horas posteriores a la infiltración del neuromodulador para evitar diseminación del mismo a otras zonas

sonrisa gingival 1_edited.jpg